domingo, 26 de febrero de 2012

CUENTO PARA NIÑOS Y ADULTOS, Relato de mensaje Bíblico

Ver al final el mensaje de esta historia

Ahora, agregando  al personaje del niño que desde el inicio del cuento y con un niño real. (Sin desvirtuar el contenido original del cuento en texto y dibujos, solo relatando en forma más extensiva como debe ser realmente para niños) (y las imágenes más pequeñas.
Como no encontré restricción de publicar los videos del niño de quien me refiero, espero no infringir al incluirle como personaje inicial del cuento, que será finalizado con dibujos como el original. 

No es este un blog comercial, solo espiritual para hacer
llegar al mundo el Amor de Dios a través de las formas que
el nos cuenta (como las parábolas). J.C.      





Introducción al cuento:
 
 EL SOL EL ÁNGEL Y EL NIÑO”
  



En un lejano país, se divisa un gran campo donde hay estancias productoras de ganados varios. Y por otro lado plantaciones agrícolas.
Cercano a la casa de los estancieros estaba un rancho donde vivía un matrimonio que trabajaba en una de las estancias, ese matrimonio tenía un hijo
A este niño lo llamaremos Daniel. (Como en el cuento original)

En aquel tiempo el niño era integrante de un coro de niños, que cantaban canciones de Navidad.

Cada Navidad, el día que se recuerda el nacimiento del niño Jesús, todos llevaban un presente al niño, que se simbolizaba con un pesebre (una choza de paja) rodeada de animales de la estancia, vacas, ovejas, cerdos y otros.
Daniel el niño humilde siempre estaba alegre, así como expresa su rostro:

Aquí lo  vemos cantar en el coro de niños donde participa.
Daniel, a pesar de ser de familia humilde económicamente, era un niño de corazón muy bueno, sus padres ya le hablaron de Dios, de Jesús adulto, y cómo nació Jesús. Y también él, conmovido en su tierno corazón de amor, quería llevar un presente al niño Jesús, como hacían los otros.
Pero él no tenía nada material para presentarle como ofrenda.
Pero así como ternura y amor reflejaba su rostro, también poseía una gran virtud recibida de Dios. Una melodiosa voz que  reflejaba su sencillez espiritual.

Cuando una vez, repentinamente, miró al cielo, con una alegría que se manifestó en ese instante en su pecho:

Más que una gran alegría, más bien fue gozo interior, porque el Espíritu de Dios le iluminó en lo que podía ofrecer al Niño Jesús, en el día que se celebra su nacimiento,  Fue cuando Daniel dijo para sí: voy a ofrecer al Niño mi canción al son de mi rústico tambor, que es todo lo que tengo.
La canción que escucharemos es de este mismo niño que vemos en las imágenes, entonces perteneciente al “Coro de niños cantores de Navidad” (de Colombia) (Ver en Youtube). (Aquí está tocando el tambor, cantando ante el pesebre) (años atrás)

A mí me impresionó, a más de toda su canción con su melódica voz, el final, cuando cantando dice: “Cuando Dios me vio tocando ante Él, me sonrió”. El mérito es también para el coro, el creador de la letra y de la canción.Y por supuesto del "Niño del tambor" que con su melodiosa voz supo interpretar, las intenciones del Director del Coro. 
[Dedico a todos ellos este Blog de cuento] Que fui inducido a escribir en homenaje a los niños, porque los de corazón puro como el de ellos son los que  podrán, sin dificultad encontrarse, al final del camino, con Dios, dijo Jesús.  Por eso es también dirigido para los Adultos en general.   

Aquí lo podemos escuchar haciendo clic en el triángulo izquierdo del cuadro del vídeo.                                   
                                              Título: El tamborilero
video




Película animada de El tamborilero HD
video




El sol, las nubes, tormentas y otros:
Son elementos nuturales de la tierra que aquí se le da animación, para formar el cuento como en un principio fue creado. Pero no pensado humanamante, todo lo que sucede en este relato no fue ideado para hacer el “relato cuento”, sino que fue una inspiración, o iluminación, o como puedan comprenderlo y aceptarlo.    

El sol como los otros elementos que cubren a la tierra, están para dar vida a todo ser viviente, hombres animales plantas, y toda vida que hay en la superficie del mar y sus profundidades.

PRINCIPIO

Al inicio de la página observamos un bello paisaje, y al sol que  irradia cálidamente sus rayos, para alimentar a todo ser con vida de la tierra, hombres, animales, vegetales, insectos, etc.
Entonces,  sí en verdad el sol otorga vida con sus rayos, a la vegetación, entre ellos, las flores y hojas que el hombre puede apreciar como un adorno sobre la faz de la tierra, por los diferentes coloridos y cuantiosas variedades, es porque irradia vida.  
Las nubes que iban pasando, parecían que acariciaban el rostro tranquilo del sol.

Pero el sol que estaba dormido, soñaba con todas las cosas malas que hacen los hombres, y cada vez más en nuestros tiempos del siglo 21, en todas partes del mundo. 

De pronto, el sol despertó de su tranquilo sueño y muy enojado, por lo que estaba soñando, diciendo:

¡Brillaré! ¡Brillaré muy fuerte, para castigar a  todos los hombres de la tierra! Y empezó a subir de temperatura.  

Pero una nube blanca y buena al ver lo que pasaba llamó al viento:
¡Viento! ¡viento!  Sóplame hacia el sol para cubrir con una sombra a las gentes de la tierra y no sufran de calor.
Así lo hizo y se puso la nube entre el sol y la tierra.

Otra nube, también dijo al viento:   “Llévame a mi  hacia otro lugar y les haré llover suavemente para que se refresquen y tengan agua para beber”.
Pero el sol se enojó más por eso.

Y muy enfurecido reaccionó gritando a las nubes:


¡Quítense de ahí y déjenme
hacer mi trabajo

                                           

Pero la nube se quedó haciendo sombra a la tierra.
Y el sol explotó de rabia y gritó aún más: 




¡Rayos y centellas, esto no me pueden hacer a mí, que soy el Rey! 
¡Vientos y tormentas vengan en mi ayuda y destruyamos al hombre!







La Nube negra y Jefa de las tormentas y los malos huracanes acudieron al llamado del sol diciendo:
¡Vamos todos, el sol es nuestro amigo.
Ayudémosle a soplar a esa nube blanca que molesta y después vamos a otro lado para hacer llover con tormenta y que haya inundación.
 
¡Les voy a lanzar tormentas y rayos!                                        



Un ángel de Dios se apareció a las nubes Y al sol para decirles:
¡Alto nubes de tormentas, A dónde van!

La Jefa, Nube de las tormentas le contestó:
“Y tú, ¿quién eres?, ¡quítate de mi camino, porque tenemos una misión que cumplir”!


Las nubes negras empezaron a descargar rayos y lluvias con tormenta sobre la tierra.  Estaban furiosas.  

Entonces el Ángel se introdujo entre ellas y las Dispersó para impedir que sigan causando daño, diciéndoles:
¡Alto nubes tormentosas, no hagan daño a la gente de la tierra!                          











 




















El Sol y la nube de tormenta muy enojados se pusieron de frente al Ángel para reprenderles, y les dijeron: 


¡Quién eres tú para molestarnos!




Yo soy un hijo de Dios como ustedes y todas las criaturas de la tierra.
He venido para decirles que se calmen y dejen en paz a los habitantes de la tierra. 
¿Por qué están actuando así?                                                

El sol enojado le dijo:
¡Los hombres en la tierra no se aman ni aman a Dios y por eso queremos destruirlos!

El Ángel siguió hablando:
Escuchen: “Todos ustedes fueron creados por Dios. y Él dio a cada uno una misión que cumplir en armonía entre todos. Por tanto es nuestro deber cumplir su voluntad, amándonos unos a otros, cultivando y cuidando la tierra en comunidad, obteniendo de ella tantos frutos, que podremos intercambiar sus diversidades, y todos tendremos de todo.

El sol y las nubes deben comportarse como hermanos y amigos, y harán progresar las cosechas de la tierra, porque Dios dijo:

 “Que el sol alumbre para los buenos como para los malos, y la lluvia sea también igual para los buenos como para los malos”

El que reconoce a Dios y lo ama tendrá su recompensa.
Pero que nadie haga lo que solo a Dios corresponde;
“El de juzgar quien es malo y quien es bueno”.

Avergonzados el sol y la nube, ante las palabras del ángel enviado por Dios,  abandonaron sus malas INTENCIONES.
El sol alumbraba  normalmente.
la nube blanca daba su sombra,
y en otro lugar las nubes de lluvias hacían llover con tranquilidad.                       
EL SOL QUEDÓ CUBIERTO POR LAS NUBES BLANCAS, (Pero desde abajo se ven oscuras porque la luz del sol está por el lado opuesto)



Las gentes salieron de sus casas para observar el cambio ocurrido en el cielo, y señalando uno de ellos dijo: Miren, Parecía que iba a haber gran tormenta.
Y ahora el sol alumbra  muy suave a través de las nubes.

Y en otra parte donde empezaba a haber sequía, el pasto se secaba y no había agua para los animales, ahora el estanque se llenó y los animales pueden beber y comer pasto fresco.

“Este cambio fue muy repentino”  “Si y muy raro” dijo otra persona.
¿Qué es lo que habrá pasado?, porque todo esto es muy bueno.












El ángel sabiendo el asombro y curiosidad de las gentes, tomó el cuerpo de un hombre como ellos y el tipo de ropas que usaban para acercarse primero a un grupo, luego a otros y decirles:

Amigos, escuchen, todo esto que ha ocurrido es por la gracia de Dios.
y como tan grande es Dios, es su amor y   regala a todos.  Porque Él quiere que se amen de verdad y vivan en paz.
Si ustedes lo buscan y hacen su voluntad, Dios saldrá a su encuentro y serán felices.

Las personas que escuchaban al ángel no comprendían el significado de sus palabras,
Y un niño pregunta:
“Señor no podemos comprender lo que nos dices.
¿Cómo podríamos saber cuando Dios salga a nuestro encuentro?, si a Él no se lo puede ver?”.   

Otros también preguntaron: “Sí, es cierto y también queremos saber cómo vivir para cumplir su voluntad”

El Ángel les responde mostrándoles imágenes en sus mentes y explica:

“Miren es así como Dios se te presenta, en una persona que te necesita, tu le ayudas y recibes la bendición y la paz de Dios en tu corazón”  Esta es una forma de cumplir con su voluntad; Amar desinteresadamente. Y trabajar con entusiasmo.


“Dios también quiere que amen la tierra donde viven, que la trabajen  con amor cultivando, para luego cosechar sus frutos.
Porque de ella sacarán el alimento para vivir. De ella también se alimentan los animales que son para el servicio y alimento de los hombres”  

Una mujer que estaba con su esposo preguntó
Dinos buen hombre, ¿Quién eres, que hablas con tanta sabiduría?

El ángel respondió:
“Yo soy un hijo de Dios igual que ustedes”.
La Naturaleza, que está para el bien de la humanidad, muchas veces se comporta desordenadamente por la falta de amor entre cada uno de los hombres.
Quizás no comprendan esto que les digo, pero es una verdad”.

Ante estas palabras las gentes que se reunieron a observar lo ocurrido se retiraron muy contentos a sus casas, aunque no habían comprendido aún muy bien lo que les ha acontecido.

En el grupo de gente había un niño que se retiraba para su casa, y comentaba para sí mismo:
“Esta gente no ha comprendido que quien  hablaba era un ángel de Dios” Y que solamente nos estaba recordando los mandamientos que Jesús dejó con parábolas acerca  de la siembra y la cosecha, y que todos tenemos capacidades para hacer algo.
Y pensó: “QUE LINDO SERÍA HABLAR CON UN ÁNGEL”
Sabiendo ya, el Ángel, los deseos del niño, esperó que expresara su deseo y se le apareció resplandeciente con cuerpo humano para no asustarlo.             

Hola niño, eres muy bueno escuché tu deseo y vine a cumplirlo.  Sorprendido dijo: “Qué feliz me siento”.
Y acompañó el ángel al niño camino a su casa.

Ante su expresión de felicidad el ángel le dijo: 
“Si todos los hombres pudieran tener un corazón bueno y puro como el tuyo, que les haga más humildes, todos serían felices en la tierra

El Niño siguió hablando con el Ángel
Niño: Dime ángel, ¿Cómo te llamas?,  -Yo me llamo Daniel.

Ángel: Puedes ponerme el nombre humano que quieras, nosotros tenemos nombres espirituales que el hombre no podrá comprender. Dios nos conoce a cada uno por nuestros nombres.
Tu mismo tienes un ángel protector, como todos, debes ponerle un nombre a tu ángel y solicitarle la ayuda que necesitas, que te proteja cuando salgas de la casa.

Daniel: ¿Por qué no todos pueden ver a los ángeles?

Ángel: Porque ya no creen en los ángeles. Nosotros existimos, somos espíritus y estamos al servicio de Dios para ayudar a los hombres. Deben invocar, o llamar a sus ángeles. Para eso estamos.

Daniel: Dime ángel, me fijé arriba y vi a las nubes negras que producen lluvias y tormentas, se estaban removiendo y dispersándose, entre una luz muy blanca y fuerte. No parecía luz del sol. ¿Qué es lo que pasó allá?

Ángel: Esa luz era yo que estaba luchando contra ellas hasta convencerlas para que abandonen su deseo de dañar a los habitantes de la tierra.   

Daniel: ¿Cómo es eso, si conocemos a los ángeles como buenos?

Ángel: Fui enviado para eso, para enseñarles a todos, a los de arriba y a los de abajo que se deben amar y respetar mutuamente.
En la Biblia podrás leer que al principio un ejército de ángeles luchaba contra otro ejército dirigido por el Arcángel Miguel. Eso es una realidad, y no un cuento.

Daniel: Pero, ¿y el sol y las nubes?   

Ángel:
Toda las cosas a los que los hombres llaman “la naturaleza”, fue creada por Dios y puesto para que funcionen en armonía al servicio del hombre.   
Y dice: “que Dios es bueno y todo lo que Dios creó fue bueno”.
Está escrito en libros de la tierra:
“La naturaleza no es de hierro”.


El hombre no reconoce las obras buenas que Dios creó para el servicio de ellos, se comportan mal, en contra de su voluntad. Entonces se producen esas catástrofes y perjudican a la humanidad. 
Sobre esto ya fue escrito en la Biblia, a través del Profeta Isaías:

Daniel:  ¿Y por qué Dios no ayuda a la humanidad?

Ángel: Eso es lo que Dios quiere. Y para ayudar, Dios dio instrucciones a los hombres, y está escrito en el Libro Sagrado”: 
Dijo Dios y sigue diciendo:

"Y si mi pueblo que lleva mi nombre, se humilla, ora, me busca, deja su mala conduc­ta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré sus pecados y de­volveré la prosperidad a su país"
(2 Crónicas 7,14)       

El hombre no cree en estas palabras, creen que las tormentas, sequías, terremotos, inundaciones, son obras casuales o erróneas de “la naturaleza”. Pero todo lo que sucede tiene una causa.
Jesús dijo:

“Todo lo que ustedes quieran que los demás hagan por ustedes, ustedes hagan por los demás”  No hay ningún misterio en esto, es lo que Jesús llama: “una verdad espiritual”.
Muchas cosas ocurren en el Universo que el hombre no comprende los motivos, pero alguna vez lo conocerán todo.

Daniel: Estoy contento por tantas cosas que aprendí, tu ya te irás pero me quedo con la gran experiencia de haber conversado con un ángel de Dios. Me siento muy feliz, y  agradezco tu compañía.

Ángel: Tú eres un niño de corazón muy bueno y tienes una gran misión para este mundo:
“Ayudar para que los hombres se amen y encuentren así el camino hacia Dios, como les enseñó Jesús”.
Quizás nos volvamos a encontrar. Me despido de ti. 


Daniel: Quisiera que no te vayas, pero estaré esperando tu regreso.


ADIOS AMIGOS LECTORES QUE DIOS NOS BENDIGA A TODOS Y PODAMOS ENCONTRAR LA PAZ QUE TANTO DESEAMOS.     LES SALUDA DANIEL


                              DETRÁS DE CÁMARA

Yo soy el dibujo de un niño como ustedes con mi bermudas de vaquero y mi mochila soy el dibujo que Juan Carlos me encontró en un libro de colegio y me eligió para hacer su libro de cuento que su dibujante me cambió de ropa para hacer el cuento de acuerdo a su imaginación al lugar y al tiempo.
Daniel

     
Les solicito que dejen un comentario, haciendo clic donde dice al final  comentarios sin compromiso, (si han leído todo el relato y si les ha gustado. -Que opina ud. al respecto. Muy agradecido.
Hay otro archivo: "Nota del autor"

                                      

MENSAJE                    


Recién en esta fecha 13-09-2013 agrego el mensaje que de manera original expresa por sí mismo el contenido  de esta historia denominada como cuento para niños.
Aparece el Sol Que observando “desde arriba” ve a la humanidad, muy desamorada, y por tal motivo desea e intenta hacer justicia castigando a los habitantes de la tierra.

Pero se presenta otros personajes las nubes, en defensa de los hombres (la humanidad), que para evitar  les alcance el castigo del sol, se ubican entre éste y la tierra para darles sombra.
Pero no pueden contra el sol y sus aliadas nubes de lluvias. Y al momento que iban a iniciar un cataclismo ecológico; Aparece un ángel en representación del Amor de Dios.
Explicándoles que nadie tiene derecho de hacer justicia por manos propias, más bien que cada elemento utilice sus capacidades para ofrecer a la tierra, lo que ella necesita para ser también útil a la humanidad.
Y es muy comprensible, porque de igual manera cada ser humano debe ser útil con las capacidades que Dios les ha dado los unos a los otros.
El Argumento del denominado cuento no fue pensado por ninguna persona “humana” para escribirlo.
Fue por el impulso del Espíritu de Dios en la persona que le iba guiando lo que debía hacer.   
                             Juan Carlos Bordón